La reforma y la rehabilitación cayeron un 1,4% en 2022, según un informe de Andimac

Por Arquintro
165 Vistas

La Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac) estima que la actividad de reforma y rehabilitación cayó un 1,4% en 2022, tal y como recoge en su Observatorio 360. Para 2023, pronostica otra caída del 2,9%, sin tener en cuenta lo que puedan afectar las inversiones destinadas a la rehabilitación energética de edificios y viviendas que contempla el Plan de Recuperación. En su conjunto, la actividad del mercado de materiales para la edificación, que comprende obra nueva, rehabilitación y reforma de viviendas creció un 1,85%, pero dicho crecimiento estuvo impulsado por el aumento de la obra nueva (12,75%).

Según este estudio, que la consultora Arthursen elabora cada año para la patronal, las causas de la caída de actividad en el sector de las reformas estarían relacionadas fundamentalmente con dos motivos: la crisis energética y su repercusión sobre los precios y el poder adquisitivo, y el efecto base que representó un ejercicio 2021 muy expansivo para dicho sector. Sin embargo, la patronal señala que el valor económico del mercado de los materiales creció en torno a un 9%, fruto de las tensiones inflacionarias. De cara a 2023, augura una moderación de los precios de los materiales, situándose en torno a la media de la inflación prevista, por lo que el valor económico del mercado de materiales para el segmento residencial crecería cerca de un 1,2%.

Respecto a la llegada y ejecución de los fondos europeos, desde la patronal se estima un nivel de aplicación de 2021 de en torno a un 65% y una repercusión en la demanda de materiales próxima a los 350 millones de euros. No obstante, precisa que dependerá, en especial, del compromiso de las comunidades autónomas a la hora de facilitar los procesos de preconcesión y financiación inicial de las obras.

De esta manera, Andimac pronostica que, si no hay dificultades en los diferentes procesos administrativos, la actividad en el segmento de la rehabilitación energética podría alcanzar las 70.000 viviendas, iniciando una senda creciente de cara a 2024. De darse esta situación, la actividad pasaría de una caída prevista (-2,38%) a un valor positivo (0,5%). Por tanto, esta inyección podría compensar la caída pronosticada para las reformas interiores.

La guerra y sus consecuencias trastocaron completamente los resultados del último año e hicieron de 2022 un punto de inflexión: aunque desde el estallido del conflicto en febrero del año pasado se ha producido una caída de la reforma en vivienda habitual de hasta el -4,5%, este retroceso se ha visto compensado en términos económicos por el alza de los materiales, y en especial por la vivienda de segunda mano, ligada a la compraventa de vivienda usada, que ha mantenido un vigor muy superior al esperado.

En cuanto al gasto medio en reformas por hogar durante el pasado año, Andimac calcula que rondaría los 1.082 euros, una cifra ligeramente mayor a la de 2021 (4,6%). Respecto al número de reformas, se redujo un 1,4%, hasta las 1,75 millones de viviendas.

Para 2023, y partiendo siempre de un contexto económico global marcado sobre todo por la incertidumbre, el grueso de la caída del sector se concentraría en la reforma asociada a la compraventa de vivienda usada, que puede descender hasta un 15%. Sin embargo, compensando esa caída, la reforma en vivienda habitual o segunda vivienda prevé crecer hasta un 2,5%, considerando que el impulso de la rehabilitación pueda ser un detonante para que algunos propietarios aprovechen el tiempo de obras para realizar mejoras de reforma interior en sus viviendas.

En cualquier caso, Andimac considera que España está ante una oportunidad de mejorar de forma clara la calidad del parque edificado en términos de prestaciones. Y para ello es importante que el sector sea capaz de transmitir a los usuarios una visión integral de estas mejoras que, además de reducir los consumos energéticos, mejoran la calidad de vida dentro del hogar.

Por este motivo, desde la patronal se quiere impulsar una figura asociada a la distribución profesional de materiales y sistemas de climatización con capacidad de transmitir esta visión a profesionales y propietarios. El objetivo es que los usuarios tomen conciencia de las bondades de una rehabilitación centrada en sus intereses y, a partir de ahí, el arquitecto y el técnico puedan desarrollar un proyecto mucho más acomodado a la mejora real de cada edificación.

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, “encaramos 2023 con optimismo y con la confianza de poder revisar al alza nuestras propias estimaciones una vez se despejen algunas incógnitas. Y es que, más allá de los datos, la reforma y la rehabilitación están en el núcleo de las inversiones contenidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia”.

NOTA DE PRENSA de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac).

También te puede interesar

Dejar un comentario

Arquintro usa cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que las acepta, aunque puede rechararlas si así lo desea. Aceptar Leer Mas