El sistema Linko convierte los ladrillos en «piezas de Lego»

Por Arquintro
262 Vistas

El genial invento es obra de Keagan Howell, un estudiante australiano del Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT) y ha sido finalista de los James Dyson Awards en su país.

Cuando se hallaba buscando una alternativa al cemento, tan contaminante pero tan necesario en la construcción, Howell pensó que el plástico podría ser el recurso perfecto para sustituirlo. Si lo lograba, habría generado una alternativa sostenible a largo plazo, ya que muchos de los objetos elaborados con plástico reciclado tienen una vida útil más corta y suelen volver a la cadena de desperdicios. Sin embargo, una casa parece el lugar perfecto en el que colocarlos sin que molesten ni dañen.

Si bien otras iniciativas se han centrado en la elaboración de ladrillos con material reciclado, Howell pensó en un sistema para conectarlos mediante piezas de plástico reciclado, de forma que se pudieran encajar unos con otros fácilmente, permitiendo levantar muros de forma sencilla, económica y sostenible.

Una vez escogido el material con el que quería trabajar, Howell tenía que dar con la composición y la forma más adecuadas para las piezas. Primero estudió la posibilidad de utilizar aditivos poliméricos adicionales para mejorar las propiedades del plástico. Pero esto tenía algunos inconvenientes, como su alta inflamabilidad. La clave fue añadir otro material de construcción: ladrillos de mampostería, que poseen una extraordinaria resistencia al fuego y una gran durabilidad.

IMAGEN: jamesdysonaward.com

Para acoplar unos con otros recurrió al modelado por ordenador, estudiando distintas posibilidades. Imprimió varios modelos en 3D a una escala de 1/10 para estudiarlos y mejorarlos y, poco a poco, este ingeniero fue puliendo tanto los insertos como los ladrillos hasta encontrar la fórmula más apropiada. Finalmente realizó distintas simulaciones de fuerza de carga con ellos, obteniendo resultados muy positivos.

El fruto de todo este trabajo es un sistema que permite crear estructuras robustas de manera rápida y sencilla. Y ello no sólo es una buena noticia a la hora de pensar en el montaje de los muros. A esto se añaden las ventajas de su desmontaje: por un lado, ya no habría necesidad de derribar los muros, sino que sólo habría que desmontarlos; y por otro, el material empleado en ellos quedaría disponible para reutilizarlo en otras construcciones.

Es, por tanto, una alternativa efectiva, barata, sencilla y sostenible. Según su creador, estas características hacen a Linko especialmente valioso para proyectos de ayuda en casos de desastre y para la construcción de viviendas para personas de bajos ingresos en países en desarrollo.

El siguiente objetivo es la colaboración con especialistas de la industria de la construcción, con el objetivo de escalar la producción y el desarrollo de los productos Linko. Para ello será necesario refinar aún más el material plástico, de forma que fuera escrupulosamente compatible con todas las normas de seguridad a escala internacional.

Toda la información en la web de los James Dyson Award.

También te puede interesar

Dejar un comentario

Arquintro usa cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que las acepta, aunque puede rechararlas si así lo desea. Aceptar Leer Mas