La casa orgánica del mexicano O’Gorman se recupera como centro de estudios

Por Arquintro
109 Vistas

Se diseñó pensando en las necesidades específicas del compositor musical Conlon Nancarrow (1912-1997), uno de los más destacados de la década de 1980, y será destinada al estudio y exhibición de la música y la arquitectura.

Construida a finales de los años 40 del siglo XX y ubicada en la colonia Las Águilas, esta casa fue la primera construcción orgánica del arquitecto Juan O´Gorman y un experimento previo a su trabajo en la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

O’Gorman fue uno de los arquitectos más importantes en América Latina en la primera mitad del siglo XX, un profesional que entendió la arquitectura vinculada a una preocupación por la sociedad. Construyó esta casa después de diez años retirado del ejercicio profesional, tras sufrir una decepción por las prácticas de construcción masiva que no atendían a las necesidades sociales. Una vez que Nancarrow le dio total libertad para proyectar el espacio, comenzó su segunda etapa como arquitecto y experimentó los pretomurales que luego llevó a Ciudad Universitaria.

Basándose en el concepto de la arquitectura orgánica, O´Gorman proyectó un espacio pensado no solo para habitar, sino también para la creación artística, ideado para servir como herramienta de composición para el músico que la iba a ocupar. La casa de 800 metros cuadrados está construida en un terreno de mil cien metros, y la habitación del compositor, con un amplio jardín, esta diseñada para promover el silencio y la reflexión (algo similar hizo en los años 30 en la casa de Diego Rivera y Frida Kahlo, en San Ángel, con espacios llenos de luz para pintar y abiertos al aire libre para expulsar los gases tóxicos de los óleos).

El proyecto de nuevo uso de la casa surgió del interés de la familia Nancarrow en protegerla, ante lo que la especialista en la obra de O’Gorman, Adriana Sandoval, les propuso crear una fundación que, por un lado, protegiera el patrimonio del arquitecto y, por otro, promoviera la creación musical de Nancarrow, de quien poco se ha estudiado. A su vez, el objetivo sería preservar el espíritu multidisciplinar que ambos artistas promovieron.

A partir de ahí, se creó la Fundación Espacio Nancarrow O’Gorman (integrada por el artista Pedro Reyes y los investigadores Mako Nancarrow, Xavier Guzmán Urbiola, Luis Rius Caso y Adriana Sandoval), que iniciará un programa de oferta cultural enfocado en la música y la arquitectura, para dirigir el nuevo centro hacia el estudio artístico, con charlas públicas y residencias artísticas.

El espacio actual, que se encuentra al 85 por ciento de su diseño original, se nutre de donaciones económicas y está a la espera de que alguna institución cultural o universitaria se interese en sumarse al proyecto.

Fuente: elsoldemexico.com.mx

También te puede interesar

Dejar un comentario

Arquintro usa cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que las acepta, aunque puede rechararlas si así lo desea. Aceptar Leer Mas