Dos muertos en un incendio en un restaurante mal acondicionado en Madrid

Por Arquintro
321 Vistas

El pasado viernes se produjo un trágico incendio en el restaurante italiano Burro Canaglia de la Plaza de Manuel Becerra de Madrid. El incidente dejó dos muertos y doce heridos, seis en el hospital y dos de ellos graves. Fue un incendio feroz por la forma en que comenzó y el humo que generó. También se extinguió rápidamente debido a que la estación de bomberos estaba solo a 100 metros de distancia. Si hubiera estado más lejos, podrían haberse lamentado resultados mucho peores.

El fuego se declaró sobre las 23:00 horas y se propagó de manera muy rápida en cuestión de segundos. Según testigos presenciales, se originó cuando uno de los camareros estaba flambeando un plato típico del local; desde ahí, una llama llegó hasta al techo del establecimiento y se extendió rápidamente por todo, estando el techo y las paredes cubiertos con plantas artificiales altamente inflamables. Esta técnica del flambeado se popularizó mucho hace unos años en los mejores restaurantes del mundo, pero se ha ido dejando de lado, seguramente por los posibles riesgos de encender un fuego delante de un cliente. De hecho, en este caso, se prendió toda la decoración del local.

Si a todo esto (techos y paredes con plantas de plástico) añadimos que sólo había una salida, la tragedia está servida. Como el fuego estaba muy cerca de la puerta, la gente volvió a la parte de atrás del restaurante y quedaron completamente atrapados. Algunos de los comensales que se encontraban más cerca de la salida pudieron huir de forma rápida por la puerta principal al comienzo del siniestro, mientras que otros se quedaron atrapados cuando el fuego ya la bloqueaba. Otros salieron por una puerta de emergencia que da a un portal anexo al local, mientras viandantes y gente que estaba en locales cercanos intentaban ayudar, dando patadas a los cristales para ver si podían abrir otra vía de evacuación para quienes se encontraban en el interior.

Según la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, el restaurante contaba con licencia en regla para restaurante y cocina. Villacís confirmó que el local la obtuvo en 1997 y que hubo un cambio de titularidad en el que, si bien se mantuvo la licencia original, «seguramente» pudieron producirse cambios decorativos.

Para hacer un análisis definitivo, habrá que esperar al informe de los técnicos del Ayuntamiento de Madrid de Edificación y Emergencias que son los que están haciendo la evaluación. Durante el fin de semana, aún emanaban gases tóxicos en el interior del establecimiento que dificultaron las labores de investigación.

El padre del camarero de 25 años que murió en el incendio va a denunciar lo ocurrido y ha apuntado hacia la decoración del local como factor clave del fatal desenlace. El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, no descarta exigir más revisiones en locales de restauración y hostelería a raíz de lo sucedido.

También te puede interesar

Dejar un comentario

Arquintro usa cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que las acepta, aunque puede rechararlas si así lo desea. Aceptar Leer Mas