El origen de la iluminación led

Por Arquintro
147 Vistas

Pasado ya un siglo desde que Thomas Edison nos legase la maravillosa bombilla incandescente, que iluminó el mundo urbano y la intimidad de la vida humana a lo largo del siglo XX, entusiastas de la Física y laboratorios de las más importantes fábricas de luminarias dedicaron enormes esfuerzos a superar el rendimiento lumínico y economizar el consumo energético. En estos momentos, el mejor resultado de dicho trabajo es la disponibilidad de la fabricación industrializada del diodo.

De la bombilla incandescente al led

El primer efecto de diodo emisor de luz (led) fue experimentado en 1907 por Henry J. Round (1888-1966), que observó cómo un diodo de carburo de silicio emitía bandas luminosas. Pero el primer led desarrollado con todos sus mecanismos lo realizó, en 1927, Oleg Vladimírovich Lósev (1903-1942).

Posteriormente, Nick Holonyak (Illinois, EE UU, 1928) elaboró el conjunto de los componentes para su producción industrial, cuando trabajaba para la General Electric de Nueva York, en 1962. En su experiencia como investigador y profesor de Ingeniería eléctrica e Ingeniería informática, Holonyak logró crear los mecanismos y activar el funcionamiento de esta nueva tecnología; por ello, es considerado el inventor del diodo productor de iluminación led.

En 1963, un artículo publicado en la revista Reader’s Digest, indicaba que sus ledes de espectro visible acabarían sustituyendo a las bombillas incandescentes de Thomas Edison, que ya estaban implantadas en todo el mundo desde la electrificación que tuvo lugar durante la expansión de la industrialización.

El diodo emisor de luz azul

Con todo el esfuerzo de la Física durante casi cien años, la investigación dio un paso culminante para la iluminación con el descubrimiento del diodo emisor de luz azul en el año 1990, creado por los japoneses Isamu Akasaki (Chiran, 1929), Hiroshi Amano (Hamanatsu, 1960) —ambos profesores en la Universidad de Nagoya— y Shuji Nakamura (Ikata, 1954) —profesor de la Universidad de California—. Los tres fueron premiados con el Nobel de Física en 2014.

El descubrimiento del diodo emisor de luz azul hizo posible el inicio de la producción de aparatos emisores en las infinitas gamas de colores observables para el ojo humano. Hasta entonces no se había podido conseguir la luz brillante en colores-luz blancos. El diodo azul completó esta carencia para, junto con el rojo, el amarillo y el azul —o verde—, los tres colores primarios, poder producir luz blanca, conduciendo la electricidad a través de diodos productores de fotones.

Ventajas de la iluminación led

A medida que la tecnología led va ofreciendo opciones de optimización lumínica y ocupando o sustituyendo, en la arquitectura interior, soluciones resueltas hasta hace muy poco tiempo con alumbrados incandescentes, halógenos o fluorescentes, es posible mejorar notablemente las condiciones luminotécnicas de los espacios humanos.

Gracias a dicha tecnología, descienden los índices de consumo (Kw/h) — y, por tanto, el gasto — y se incrementa la duración de los aparatos y de sus componentes, puesto que supera al resto de sistemas que convertían en calor gran parte de la energía que consumían, provocando procesos de deterioro de todos los equipos luminosos. Así, pues, aprovechando las ventajas de esta nueva tecnología, se contamina menos y se reducen los gastos de consumo y mantenimiento.

También te puede interesar

Dejar un comentario

Arquintro usa cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que las acepta, aunque puede rechararlas si así lo desea. Aceptar Leer Mas